Meditación

Meditación

La meditación es el arte de silenciar la mente.

En la mayoría de los casos nuestra mente trabaja a un ritmo vertiginoso día y noche. Nuestros pensamientos son un maremágnum continuo de horarios, preocupaciones económicas, fantasías sexuales, listas de la compra, problemas domésticos, inquietud por los hijos, planes de vacaciones, etc., etc., etc., como un carrusel que nunca para. Esos pensamientos suelen girar en torno a las actividades cotidianas y crean unas pautas mentales que no dejan lugar para el silencio.

El problema es que hoy tenemos los mismos pensamientos que ayer y los mismos que vamos a tener mañana. Nuestras mentes están ocupadas en la misma conversación interior todos los días.

Aprender a estar en silencio y a meditar implica descubrir como entrar en los espacios que existen entre los pensamientos.

Meditar significa que no debe haber ningún movimiento en la mente, que debe estar completamente quieta. No hay movimiento, no hay tiempo, no hay pensamiento. Meditar es un “arte”, es colocarlo todo en su sitio, de manera que no haya ningún tipo de confusión.

Beneficios de la meditación

  • Disminuye la tensión.  Reduce la ansiedad.
  • Regula la presión sanguínea. Mejor concentración.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Recuperación rápida de los efectos del estrés.
  • Retrasa el proceso de envejecimiento.
  • Mejor estabilidad emocional y mental.
  • Calma, sosiega, energiza, aparta las preocupaciones.
  • Más confianza en uno mismo, más tolerancia, más sensibilidad.
  • Mayor intuición y percepción.
  • Desarrollo de la inteligencia y mayor capacidad de aprendizaje.
  • Las hormonas calmantes, melatonina y serotonina, se incrementan con la meditación, mientras que la hormona del estrés, el cortisol, se reduce.
  • La meditación tiene un efecto profundo en los tres indicadores clave de la edad: la capacidad auditiva, la tensión arterial y la visión de objetos cercanos.
  • La gente que lleva tiempo meditando padece un 80% menos de enfermedades del corazón y un 50% menos de cáncer que los que no meditan.
  • Los meditadores segregan más hormona relacionada con la juventud, la dhea que los no meditadores. Los hombres de 45 años que meditan tienen una media de 23% más de dhea que los que no meditan, y en las mujeres la diferencia es de un 47%. Esto ayuda a disminuir el estrés, a incrementar la memoria, a preservar la función sexual y a controlar el peso.
  • El 75% de los que padecen insomnio consiguen dormir si practican la meditación.
  • El 34% de la gente que sufre dolores crónicos puede reducir significativamente el dolor.